¿Acabará Guaidó con el caos en Venezuela?

El líder de la oposición que la semana pasada se declaró a sí mismo como el legítimo presidente interino de Venezuela ha minimizado los temores de un posible conflicto armado y afirmó que su nación económicamente devastada estaba viviendo un “momento casi mágico” en su recién reavivada búsqueda de la democracia.

En una de sus primeras entrevistas desde el movimiento sorpresa del miércoles pasado, Juan Guaidó dijo que estaba decidido a “hacer el trabajo” para forzar a Nicolás Maduro a abandonar el poder y poner fin a una emergencia humanitaria que ha alimentado el mayor éxodo en la historia moderna de América Latina.

División de opiniones en el mundo

Guaidó dijo que una combinación de apoyo internacional, unidad de la oposición y un apoyo popular revitalizado significaba que Venezuela tenía ahora una oportunidad única de “dejar atrás el caos”.

También anunció el domingo que intensificará su presión por el poder con la celebración de mítines el miércoles y otro el sábado, cuando el ultimátum de los principales países europeos está a punto de expirar.

A pesar de todo el optimismo, se han planteado preguntas sobre los compañeros de cama que Guaidó ha elegido en lo que él llama su intento de rescatar a Venezuela. Su principal patrocinador internacional es Donald Trump, quien el viernes nombró a un neoconservador, conocido por ayudar a organizar el financiamiento encubierto de los rebeldes de la Contra en Nicaragua, como su enviado especial a Venezuela. Otro partidario regional clave es el presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, conocido por su hostilidad a los derechos humanos y su afición a la dictadura.

Un legislador de la oposición poco conocido hasta principios de este año, Guaidó ha sido empujado a los ojos de una creciente tormenta interna y geopolítica por su decisión de declararse a sí mismo el legítimo presidente interino de Venezuela el miércoles pasado.

Basó esa afirmación en la supuesta “usurpación” del poder de Maduro en las elecciones del año pasado y en un artículo de la Constitución de Venezuela que, según él, le permite reclamar el liderazgo temporal si la presidencia queda “vacante”.

¿El fin de Maduro?

Ese desafío sin precedentes para Maduro -que fue elegido por primera vez después de la muerte de Hugo Chávez en 2013 y reelegido el pasado mes de mayo en una votación ampliamente considerada fraudulenta- fue respaldado por una sucesión de gobiernos, incluidos los de Estados Unidos, Brasil, Canadá y Colombia, aunque China y Rusia siguen apoyando a Maduro.

En una reunión especialmente convocada por el Consejo de Seguridad de la ONU el sábado, el secretario de Estado de EE.UU., Mike Pompeo, instó a los miembros a unirse a Guaidó. “O estás con las fuerzas de la libertad, o estás aliado con Maduro y su caos”, dijo Pompeo.

Gran Bretaña, Francia, Alemania y España dicen que reconocerán a Guaidó como presidente interino a menos que se convoquen nuevas elecciones dentro de ocho días, con el secretario de Relaciones Exteriores, Jeremy Hunt, el sábado pidiendo “un nuevo comienzo para el sufrido[pueblo] de Venezuela”.

En una entrevista con CNN Türk el domingo, Maduro rechazó esas demandas: “Nadie puede darnos un ultimátum… Venezuela no está atada a Europa. Esto es una insolencia total.”

Guaidó admitió que aunque el apoyo internacional estaba creciendo, su movimiento para desbancar a Maduro todavía carecía de un apoyo crucial de los militares venezolanos. La semana pasada, el ministro de Defensa venezolano criticó lo que llamó el vergonzoso “plan criminal” de Guaidó para desestabilizar a Venezuela y prometió lealtad a Maduro.

El líder de la oposición señaló la deserción del principal enviado militar de Venezuela a Estados Unidos el sábado y el despido de 3.600 oficiales militares desde el año pasado como prueba de que el apoyo estaba “emergiendo” dentro de las fuerzas armadas. “Pero todavía tenemos que consolidar estos[logros] para que podamos realmente ejecutar el proceso que nos llevará a un gobierno de transición y, en última instancia, a nuevas elecciones”, admitió Guaidó.

¿Guerra civil?

Algunos observadores temen que la intensificación de la crisis política pueda desencadenar una guerra civil, si diferentes facciones militares apoyan a diferentes líderes.

“Me preocupa que un país que puede fragmentarse bajo diferentes caciques y señores de la guerra y generales y narcotraficantes[y grupos guerrilleros] y…. Venezuela se convierta en un tapiz de diferentes centros de poder”, dijo la semana pasada el ex ministro de Comercio del país, Moisés Naím.

Pero Guaidó trató de calmar los temores de conflicto. “No creo que lleguemos a ese punto. La idea es aumentar la presión”, dijo.

Esta semana se han convocado nuevas manifestaciones contra Maduro y Guaidó dijo que esperaba que los manifestantes no se enfrentaran a una represión mortal, como ocurrió durante la última gran ronda de manifestaciones en 2017. “No es momento para más muertes o más sacrificios.” Grupos de derechos humanos informan que al menos 26 personas han muerto desde que comenzó la última fase de las protestas la semana pasada.

Guaidó dijo que se sentía confiado sobre el futuro e instó a los venezolanos a confiar en que el país está dando un giro. “Hay riesgos… pero habrá mayores recompensas.

“Todos sabemos que la situación es grave, pero a pesar de ello, he recibido ánimos. Ha sido estupendo ver una nueva esperanza”, añadió.